Cuerpo

En tu boca mis besos
como piedras en un Rosal
se ahogaron,
y tu mirada que apuñala mis ojos
desnuda mi débil corazón.

Caminas como sombra,
y tu pelo explota en mi pecho,
tus labios, gotas de fuego,
marcan en mi cuello
el final a mi razón.

Como el pétalo que desprendido
se sabe muerto,
se derrumba mi espalda en tus sábanas,
me enredas, me envuelves,
con tus brazos
de tormenta enfurecida.

Ya no soy, ya no pertenezco
al cuerpo que llevaba mi nombre,
lo tomas, lo haces tuyo,
como lluvia de verano
tocan mi vientre tus dedos,
y viviendo muero.

En la muerte
de tus senos adormecidos,
en la brisa de tu boca exultante
mi pecho yace.

Tu desnudez me ciega
a tu mundo de guerrera eterna,
soy rehén de tus piernas,
dos espadas sedientas.

De mi alma, ¿Cuál es mi alma?
¿ la de antes de tenerte?
La que en una copa desde cristal,
en tus manos asesinas
bebes, bebes ...

Mi pobre alma abrumada
como condenado,
que espera el disparo final,
aguarda,
de alguna forma,
le devuelvas su cuerpo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ahora